Obsolescencia programada: ¿cuánto va a tardar tu móvil en estropearse?

Cuántas veces habremos oído al técnico decir eso de: “Te cuesta más dinero arreglarlo que comprarte uno nuevo”. Como en todo negocio, con este hecho, la industria encontró un filón .El caso es que al técnico no le hará mucha gracia quedarse sin cobrar ese arreglo, pero es un tanto que se apunta la empresa en cuestión. Aquí es cuando entra en juego la obsolescencia de los productos.

La obsolescencia programada es la decisión consciente por parte de determinadas empresas de diseñar productos pensados para fallar en un determinado momento a corto-medio plazo. Y la pregunta es: ¿en qué momento?

La ‘ventaja’ de la obsolescencia programada

¿Cuánto cobraría una empresa por sacar una bombilla que durara para siempre? Probablemente, nada, porque a ninguna empresa le interesa sacar un producto que no tengas que reponer nunca más. Sería tirarse piedras sobre su propio tejado.

Programar la vida y la muerte de un dispositivo es toda una «estrategia para que la industria siga funcionando«, sostiene el economista Paco Suay, de la Universidad CEU Cardenal Herrera, que -al mismo tiempo- nos recomienda ver el documental Comprar, tirar, comprar, dirigido por Cosima Dannoritze, que habla sobre ello.

Para que esto funcione el cliente tiene que sentir que la relación calidad-precio es la adecuada.

A nivel estético, las modas mueven el comercio, por lo que intentar sacar un nuevo producto más atractivo favorece la sensación de que el anterior está desfasado.

A nivel funcional, una forma más ‘sutil’ de obsolescencia programada es sacar un nuevo sistema operativo o actualización que no funciona en un modelo antiguo. De este modo, el anterior modelo sigue funcionando y los clientes no se le echan encima a la marca, pero te ‘castigan’ con una versión peor que la actual.

El caso es que, en detrimento de los pagadores, la obsolescencia programada favorece la industria a nivel económico y potencia el consumo.

Los inconvenientes de la obsolescencia programada

Obviamente, un inconveniente de la obsolescencia programada es la corta vida del producto en sí y, por supuesto, el gasto de recursos y su repercusión en el medio ambiente. Es por eso que los negocios de segunda mano y dispositivos reacondicionados han crecido en los últimos años.

El smishing es un tipo de phishing (suplantación de identidad) que se hace a través de SMS.
Mujer usando su móvil.
Tim Samuel de Pexels

La rápida obsolescencia de algunos productos ha encendido la alarma entre los consumidores. ¿Cuántas veces vamos a tener que cambiar la batería de nuestro móvil?, se preguntan. Tanto es así, que la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) ha creado un barómetro para que los usuarios apunten su caso y quede registrado: “Damos un paso más para entre todos conseguir productos más duraderos y combatir la obsolescencia prematura. Abrimos una plataforma que, a nivel europeo, busca recopilar datos sobre reclamaciones de los usuarios de dispositivos electrónicos que dejan de funcionar de forma prematura”, sostienen desde la organización.

Según la OCU, el 66% de los productos fallaron durante los tres primeros años de vida; el 49% de las incidencias reportadas se debían a productos tecnológicos, sobre todo móviles, de los cuales un 39% presentaron problemas con la batería. Y eso sin contar los usuarios que no denuncian en Consumo por falta de tiempo o, simplemente, por pereza.

Por todas estas cosas, se creó una asociación en contra de la obsolescencia programada o, por lo menos, para establecer unos mínimos adecuados: el ISSOP.

Logo del sello Issop contra la obsolescencia programada.
Logo del sello Issop contra la obsolescencia programada.
Web ISSOP (FENISS)

El sello ISSOP, creado por la Fundación Energía para la Innovación Sostenible Sin Obsolescencia Programada (FENISS) busca diferenciar aquellos productos que hayan sido fabricados sin obsolescencia programada, es decir, no tienen una caducidad anormalmente reducida por problemas de calidad, desgaste anormal de los materiales o por razones técnicas. Con su sello ofrecen “un reconocimiento a aquellas empresas que promuevan el respeto al medio ambiente y la sostenibilidad”, sostienen desde la fundación.

¿Cuáles con las marcas más fiables?

La OCU ha creado un ranking de las marcas con mejores referencias. Según la encuesta realizada a 12.800 españoles, las marcas con las que están más satisfechos son: OnePlus en móviles, Apple en tabletas, Xiaomi en televisores, LG en portátiles, Leica en cámaras y Xerox en impresoras.

¿Cuáles son los móviles más fiables?

Como bien informa la OCU, 9 de cada 10 españoles tiene un smartphone. Mayoritariamente, son aparatos con sistema operativo Android. La duración media de los móviles es de 4 años y 4 meses. El 60% de los smartphones de España son de gama media, de menos de 500 euros.

La novedad aparece en la versión 33.2 de Play Store.
Smartphone.
©[Mika Baumeister] via Unsplash.com.

Y aquí viene la sorpresa, Samsung es la marca más vendida, seguida de Apple, pero… ¿Cuál es más fiable y duradera?

En la encuesta de nivel de satisfacción, la marca con la que hay más usuarios satisfechos es OnePlus, seguida de Oppo y Google. Samsung no entra en el top3 y tampoco Apple, que -además- pierde una de sus estrellas en fiabilidad. 

¿Y las peores? Nokia, TCL y Vivo son las ‘agraciadas’ como las marcas con las cuales los consumidores están menos satisfechos.

Para saber si tu batería está muriendo, basta con ir a la configuración del móvil y seleccionar ‘Estado de la batería’, si pone ‘reparar’ y el móvil tiene unos cuatro años, es lo normal, si tiene mucho menos tiempo, ya sabes: la obsolescencia programada ataca de nuevo.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Explore additional categories

Ponete al día con series, cine y música